Microrelatos

Tendiendo al sol

Foto: Susi Rodríguez

Foto: Susi Rodríguez

– Buenos días princesa!
– Hola!
– Porqué tiendes tu ropa en la calle?
– Para que se seque
– No ves que la expones a la mirada pública? Cualquiera se la puede llevar.
– Quien querría llevarse mi ropa?
– Ni te imaginas la de depredadores que hay por ahí, con aspecto de gente normal.
– Aunque así sea, no se llevarían gran cosa!
– Se llevan tu aroma prendido en la ropa, tus gustos más íntimos, tus ideas prodigiosas, tu luz y tus sombras. Se pueden llevar cualquier pieza de este escaparate perfecto que tiendes cada día al sol.
– Me dejas sin palabras.
– Sin ropa, te dejaría yo!

Estándar
Microrelatos

Ventolera

Autor: Penkdix Palme

Foto: Penkdix Palme

En la calle las papeleras no son capaces de mantenerse quietas por el viento huracanado de las azota.
Las ramas de los árboles se mecen con ímpetu dejando caer las pocas hojas secas que les quedan.
En el otro lado del parque, un edificio precioso lleno de libros resguarda a la gente del frío que se ha instalado cómodamente por todas partes.
Desde los grandes ventanales del templo de los libros se puede ver el lago de los Sueños. Allí, una rana espera impaciente a la princesa que de dará un beso para convertirla en otra cosa que ella no es, pero que intuye mejor.
Pero el lago está lleno de batracios de sangre fría metamorfoseados, intentando disuadir a la rana por todos los medios posibles de que abandone sus absurdos propósitos.
En vano le explican su verdadera naturaleza y la inutilidad de sus intenciones. La rana tiene un sueño y está dispuesta a luchar hasta morir por conseguirlo.
Una ráfaga traicionera absorbe del agua a todos los habitantes del lago hasta llevarlos a una nube negra que viaja veloz hasta un páramo dónde se alza un castillo medieval.
Llueve con fuerza sobre el altiplano lanzando a ranas y batracios sobre los habitantes del edificio fortificado.
La rana soñadora ha caído de bruces en la boca de una princesa, que escupe con asco al bicho sin darle tiempo a que las aves de corral avisen al gallo para que cante.
A lo lejos se oye una saeta lastimera, dramática y triste que pone la banda sonora a esta historia que no debería haber comenzado nunca.
La rana se siente eufórica. Su princesa le ha dado un beso tan sonoro y precioso, que no tardará en producirse la transformación esperada. Incluso oye una bella melodía que a partir de ahora, formará parte para siempre de la banda sonora de su nueva vida recién estrenada.

Estándar
Microrelatos

Relax

Bañera relajante

Bañera relajante

Llenó la bañera con agua caliente. Vertió sales minerales aromáticas y salpicó con pétalos de flores la superficie del agua. Encendió unas cuantas velas y puso una pieza de música suave.
Se quitó el albornoz blanco de sutil algodón transparente y se sumergió en el agua con los ojos cerrados.
Sintió su dócil cuerpo flotando flexible y sosegado en un grato mar de placer tranquilo.
Cuando acabó de sonar la música y el agua ya estaba templada salió del baño para envolverse en una toalla blanca de algodón caliente.
Untó su cuerpo con aceite de rosas y peinó su pelo hacia atrás dejando al descubierto el óvalo perfecto de su rostro.
Se secó la melena con fruición dejando la seda de su pelo perfectamente liso.
Se vistió con ropa ligera y salió a la calle a recibir los primeros rayos de sol de aquella mañana de primavera.
Compró pan, encargó flores frescas en la parada del mercado, se tomó un café con leche en el bar del barrio, recogió el diario en el quiosco, caminó durante una hora por los alrededores boscosos del pueblo y se sentó a descansar a la orilla del río que cruzaba el sendero.
Le gustaba leer las páginas de cultura y espectáculos. Estaba deseando ver el estreno de la obra de teatro de su grupo favorito. Incluso tenía las entradas reservadas para ver la obra al día siguiente.
Estaba cruzando la carretera de regreso a casa cuando un camión de gran tonelaje le pasó por encima sin verla. Ni siquiera paró para socorrerla. La vida tenía otros planes.

Estándar
Microrelatos

Espejo

Siento el corazón galopante.

Noto la respiración acelerada.

Presagio la Inquietud.

Una oleada de conmoción me transporta al miedo de juzgar mi aspecto.

Veo un rostro que podría ser el de cualquiera y percibo desasosiego y angustia en esos ojos que me miran.

Advierto inseguridad y dolor.

Tengo ganas de consolar a esa mujer que me conmueve hasta llegar a la compasión.

Ojalá pudiera sentir la grandeza de su alma.

Ojalá pudiera mentirle para que se sintiera especial, querida, atendida, comprendida y segura.

Pero mis artes no valdrán con ella porque soy yo misma desdoblada en un espejo que no se deja persuadir.

Me arden las mejillas y una sensación de ahogo da vueltas alrededor de mi cuello.

Pero sé que me quedan pocos minutos para seguir compadeciendo a esa persona que me habita.

En unos minutos habré escrito sin censuras lo que siento y me transformaré en la madre-esposa-profesional perfecta que los de más perciben en mi.

Y mi sonrisa iluminará los rostros de cada persona que se cruce en mi camino cuando me aleje del espejo.

espejo04

Estándar
Microrelatos

Reacción visceral

Le llegó la invitación de boda un martes a medio día y la dejó con los otros papeles encima de de la mesa de la cocina.
Sus amigos María y Víctor habían dado el paso. Querían estar juntos para siempre y habían montado una fiesta por todo lo alto para celebrarlo con la familia y los amigos.
Era una tarjeta bonita de cartulina satinada y troquelada sobre la que se veían unos novios a punto de marchar de luna de miel.
“tienen buen gusto” pensó distraída mientras ponía en marcha la tele para ver su programa favorito de sobremesa.
– ¡El problema es la crisis!gritaba un hombre desde una grada llena de gente indignada en el plató de televisión.
– ¡Eso no tiene nada que ver con la crisis!, -le respondía a grito pelado una rubia con dos tatuajes (Jeniffer y Carlos)  en sendos brazos desnudos.
La presentadora moderaba a duras penas el gallinero que se había formado entre los detractores del amor eterno, por un lado, y los locos de amor por sus parejas, por el otro.
Se sentía extraña viendo aquel programa que siempre le había gustado. Empezó a notar un malestar repentino que la obligó a doblarse en dos mientras vomitaba todo lo que se había comido.
Un calor sofocante se le coló por la espalda hasta la base del bulbo raquídeo y empezó a sentir arcadas de repugnancia que le provocaban temblores persistentes en las manos y en el estómago.
Su frente se perló de gotas de sudor frías.
Un remolino de furia se formó en su interior provocandole una transformación espantosa y terrible.
Empezó a lanzar objetos por el suelo y a dar patadas a los muebles; arañó las paredes con sus propias uñas; reventó los colchones de las camas con un cuchillo jamonero; tiró por la ventana toda su ropa; destrozó la vajilla; rajó las cortinas del comedor con unas tijeras; tiró por el water el contenido de todos sus frascos de perfume; le prendió fuego en la terraza a los libros de su mesita de noche; se cortó la melena con un machete de cortar carne; se lió a martillazos contra los cuadros; hizo desaparecer el papel pintado de las paredes con quitaesmalte; sumergió en salfumán sus joyas preciosas; llenó el microondas con aerosoles; dejó abierto el paso del gas; roció con gasolina los muebles y las mantas; puso en marcha el microondas y encendió una cerilla… Salió corriendo a la calle con lo que llevaba puesto.
Ya a lo lejos, las sirenas de los bomberos aullaban con desesperación mientras los hombres se aferraban a sus mangueras sofocando un fuego imposible que había devorado en pocos segundos toda la casa.
Llegó a urgencias con restos de yeso entre las uñas y preguntó en consultas externas por la planta de psiquiatría del hospital. Se desmayó antes de que tuvieran tiempo de indicarle el camino.

invitación

Invitación de Boda

Estándar