Microrelatos

Espejo

Siento el corazón galopante.

Noto la respiración acelerada.

Presagio la Inquietud.

Una oleada de conmoción me transporta al miedo de juzgar mi aspecto.

Veo un rostro que podría ser el de cualquiera y percibo desasosiego y angustia en esos ojos que me miran.

Advierto inseguridad y dolor.

Tengo ganas de consolar a esa mujer que me conmueve hasta llegar a la compasión.

Ojalá pudiera sentir la grandeza de su alma.

Ojalá pudiera mentirle para que se sintiera especial, querida, atendida, comprendida y segura.

Pero mis artes no valdrán con ella porque soy yo misma desdoblada en un espejo que no se deja persuadir.

Me arden las mejillas y una sensación de ahogo da vueltas alrededor de mi cuello.

Pero sé que me quedan pocos minutos para seguir compadeciendo a esa persona que me habita.

En unos minutos habré escrito sin censuras lo que siento y me transformaré en la madre-esposa-profesional perfecta que los de más perciben en mi.

Y mi sonrisa iluminará los rostros de cada persona que se cruce en mi camino cuando me aleje del espejo.

espejo04

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s